3.12.2017

El liderazgo de Seiko en los relojes digitales


Hace pocos días hablábamos precisamente de la posibilidad de que Seiko entre en el mercado de los smartwatches algo que, previsiblemente, más tarde o más temprano tendrá que obligatoriamente hacer. Mientras eso no ocurra, podemos explicar el gran interés que nos despierta esta marca sobre su hipotética entrada en ese segmento, echando una vista hacia atrás, hacia su historia.

Y nada mejor para hacerlo que recurrir a su propio museo Seiko, un sitio donde podemos admirar, también -afortunadamente- de manera virtual, online, sus innovaciones más destacadas.




Y una de ellas tiene que ver con la tecnología digital. En la página dedicada precisamente a este estilo de relojes nos podemos hacer una idea del peso que tuvieron en la popularización del reloj digital los nipones. Al principio, ese tipo de relojes, realizados con dígitos con LEDs, tenían no solo un precio prohibitivo, sino que exprimían muchísimo las baterías (las pilas, en este caso). Ya sabéis que, por ello, los primeros modelos de los setenta para ver la hora se tenía que pulsar un botón, y los LEDs se iluminaban, mostrando la hora, y luego se apagaban. ¿No os recuerda esto a algo? En efecto: a los relojes "smart" de hoy. Uno de los smartwatches que probé, no hace demasiado, funcionaba también así: había que apretar un botón para ver la hora, porque su minúscula batería no daba para más.

En lugar de, como muchos quieren hacer ahora, "empezar la casa por la ventana" desarrollando mejores baterías, lo que hicieron los japoneses fue reducir el consumo de los dispositivos de muñeca, de los relojes en este caso. El cambio fue notorio, puesto que ya sabéis que se pasó a los LCDs realizados con segmentos, y gracias al filtro polarizador, que desviaba la luz del ambiente, no era necesario usar iluminación ninguna y, además, se prescindía de los LEDs. A esto se le llama "efecto de campo", dando como resultado el Seiko 06LC que veis en las imágenes, ilustrando este artículo. Entre las innovaciones que incluía este novedoso reloj se encontraba la de ser capaz de resetear las horas y los minutos de manera independiente.


Seiko, por fortuna -para todos que amamos los digitales- no se detuvo ahí. Tras lanzar el 06LC en 1973 (el primer reloj en el mundo entero capaz de mostrar seis dígitos, es decir: mostraba también los segundos, animados), en 1975 innovó de nuevo, lanzando al mercado el primer reloj digital con cronógrafo del mundo. Casi nada. Y no hace tanto, si lo comparamos con el tiempo que llevan entre nosotros los relojes mecánicos. Era el Seiko A159, un reloj bastante desconocido hoy, y cuyo número de modelo casi siempre se le aporta a Casio, siendo el de esta firma bastante más posterior.

Seiko no paró. En 1982 aparecería el primer reloj digital del mundo con televisión, y en 1983, el primero en incorporar grabadora de sonido. En 1984 rizó el rizo, lanzando el primer modelo de reloj con computadora (todo un "smartwatch", y de verdad, para la época), que incorporaba un completo teclado que se le podía acoplar al reloj. Los fabricantes se dieron cuenta que, con dígitos y una circuitería bien diseñada, podían realizar casi lo que quisieran en un reloj. Eran auténticas "máquinas electrónicas", instrumentos que nos anticipaban la era dominada por la informática y las redes inteligentes, una era prometedora que... Se esfumó cuando empezaron a preferir, la mayoría de personas, el estilo a la funcionalidad. Lo analógico a lo digital. Aún quedamos unos pocos ahí, arrinconados con nuestros viejos digitales, nuestros viejos PCs y placas de memoria, como marginados o parias en la sociedad de lo analógico. Los que amamos circuitos integrados como se hacían antes, robustos y eficientes. Unos pocos que aún seguimos viéndole una enorme belleza, insuperable, a estos relojes. Mucho más que a los mecánicos. Mucho más que a los smartwatches. Cada vez somos menos, es cierto, pero moriremos con las botas puestas. Con nuestro digital en las manos. O más bien, en nuestras muñecas.





| Redacción: RevistaRelojes.com / RevistaRelojes.blogspot.com

11 comentarios:

  1. si esa caja no es más indestructible que la de cualquier g-shock yo soy un smartwatch. Oh! y esos botones frontales tan cómodos e invitando a ser tocados, como suaves pezones de mujer robot que sólo nos pide una pequeña batería para sernos útiles y estar con nosotros por siempre

    ResponderEliminar
  2. Que tiempos. Recuerdo que en digitales, la mayoría de niños teníamos Casio. Pero los adultos, los que tenían dinero y podían pagar calidad, tenían Seiko.

    Una maravillosa época con las muñecas llenas de relojes digitales de todo tipo. Curioso que ahora, se lleven analógicos, pero los teléfonos móviles sigan presentando la hora en formato digital.

    ResponderEliminar
  3. En aquellos tiempos convivían magníficos relojes automáticos y digitales, una época muy interesante, Seiko como siempre a la vanguardia, hacia unos relojes espectaculares como siempre hace.

    Precisamente acabo de adquirir, casi regalado, un Seiko 7005A automático de 17 Jewels del año 1969 que Seiko catalogo como “Seiko´s economy series” , un reloj que tiene más años que yo y que todavía funciona de maravilla, con una precisión más que aceptable, con más de 47 años de funcionamiento, cristal de plexy y que apenas pesa nada a pesar de ser todo en acero, relojazo de Seiko, estilo similar a un Grand Seiko, que no se me desprende de mí muñeca desde hace semanas, estoy alucinado con este viejo ejemplar de Seiko, un reloj que convivió junto a estos magníficos relojes digitales tan impresionantes que saco Seiko en los años 70´

    Me encanta Seiko, no lo voy a negar, por eso cuando he visto estos preciosos relojes digitales me ha invadido la nostalgia, pero tampoco me olvido de los prácticos Citizen y de los humildes y siempre efectivos Orient, la verdad es que los Japoneses cuando se ponen en serio a hacer las cosas son unos maestros, eso es innegable y en los digitales nadie como los Japoneses, solo hay que ver el inigualable legado que nos dejaron en los años 70´y 80´ tanto en digitales como en analógicos.

    ResponderEliminar
  4. anoche vi en ebay uno de estos, se encuentra por seiko vintage, absolutamente impecable con la caja original en perfectas condiciones también... está como 700 dólares por ahí. Un viaje al tiempo para el que lo compre

    ResponderEliminar
  5. Una pregunta para revista relojes o para cualquier forista que sepa del tema. Mi Casio DW 5200 está como nuevo en todo sentido, lo único es que tiene como unas 4 burbujitas muy pequenas, apenas perceptibles entre las leyendas Light y 25 HR. Es humedad o qué? Y será posible eliminar dichas burbujitas?

    ResponderEliminar
  6. ¿Dentro de la esfera? en la pintura? entre la máscara y la pintura? dónde?

    ResponderEliminar
  7. No se mucho de eso Bia Namaran, espero que pueda expresarme bien, pero lo que yo veo es que están encima de la pintura negra, justo entro las dos pequenas esferas amarillas que indican la luz y el formato 24 horas, esas burbujitas solo tapan la parte negra. Se ven desde afuera, pareciera que están entre el crital y la pintura.

    ResponderEliminar
  8. Que raro. No recuerdo ahora como iba por dentro ese reloj, pero lo que sí recuerdo es que los Marlin -o muchos de ellos- llevan una placa del transductor que va directamente pegada al frontal. Luego Casio corregiría eso, pero en esos años esa placa según iba envejeciendo, daba una tonalidad diferente al frontal (de hecho se ven muchos Marlin así con parte del frontal descolorido por culpa de eso). Igual es algo similar, algún contacto que tiene por dentro, porque si está dentro del cristal es obvio que tiene que proceder de dentro del reloj.

    ResponderEliminar
  9. Ok gracias Bia Namaran.Crees que vale la pena llevarlo al relojero? La verdad casi ni se nota pero to puedo ser muy obsesivo! Ja ja

    ResponderEliminar
  10. No creo, yo que tú no me preocuparía demasiado, son achaques de la edad, como las canas :D Piensa que es todo un superviviente.

    ResponderEliminar
  11. Asi es Bia Namaran,tal cual!No deja de sorprenderme el que funcione tan perfectamente,como si acabase de salir de la fabrica de Casio.No hay obsolecencia pprogramada!

    ResponderEliminar