6.07.2017

ODM no se olvida de los digitales


ODM es una más de esas marcas por las que siento especial debilidad, entre otras cosas porque -y hay que reconocérselo- son de los pocos que aún siguen apostando por los relojes digitales "bonitos y de calidad", y de los pocos también que tienen en su catálogo un LCA (uno de los más preciosos LCA, por cierto, el ODM Sunstich). Y es que en ODM tenemos parte de esa imaginería que tanto nos atraía en Casio, ahí están sus modelos Jupiter, el llamativo Illumi o el no menos impresionante Rainbow con chatbox incluido.

Mencionar también a los asombrosos Double Play, unos bonitos digitales en los que podemos elegir multitud de combinaciones de display (os añado una imagen para que veáis sus combinaciones disponibles), hasta seis, pudiendo disponer de partes de LCD en negrita, varias líneas de información, hora por las dos partes del reloj (mirando hacia un extremo y hacia el otro), formato que simula la escritura de la hora manual, o incluso un sombreado. Podemos ponerle los segundos, quitárselos, dejar toda la pantalla ocupada solo por la hora, añadirle el calendario en la pantalla principal...




Ahora han lanzado un nuevo digital dentro de su línea Play que, en este caso, corresponde al modelo ODM Play Sport. En el apartado simplemente "relojerístico" es un modelo muy completo, incluye alarma (con señal horaria), calendario automático hasta 2099, horario mundial (25 zonas horarias), cronógrafo, temporizador e iluminación EL. Su caja, de 44 mm., es de resina, como la correa (con acabado brillante), aunque la hebilla es de metal; posee una resistencia al agua de 50 metros. Bonito es también el detalle de la placa metálica frontal, con el nombre del fabricante grabado, y el LCD, en positivo en todos los casos aunque en algunas versiones tiene fondo a color. Lo bueno es que podemos llevar las dos zonas horarias a la pantalla principal, disponiendo de un auténtico doble horario. Como el DST es independiente para cada zona, existen dos etiquetas (una en pequeño y otra más grande) que podemos activar o desactivar individualmente.

No obstante, si lo preferimos o lo necesitamos, podemos cambiar la pantalla principal y poner en su lugar la fecha. Eso no es todo porque, a pesar de su aparentemente pequeño display (que además, no tiene adornos superfluos y es muy limpio), en ODM han aprovechado tan bien el espacio que incluye también segundero, etiquetas de P y AM en las dos zonas horarias (y no en una sola compartida por las dos, como otros fabricantes), e incluso zona dot-matrix con el día de la semana (o la ciudad, en caso de que tengamos la pantalla de horario mundial como pantalla principal seleccionada) de tres letras.


El cronógrafo abarca 10 horas continuas, mientras que el temporizador posee repetición automática, con un icono en la pantalla principal por si se nos olvida activado (un genial detalle que marcas como Casio nunca implementó, por cierto). El temporizador tiene un rango de 180 minutos (3 horas).

El reloj lleva una "monumental" pila CR2025 que, como suele ser habitual, en ODM no informan de su autonomía, pero tratándose de un modelo digital podemos suponer que tendremos pila para bastantes años.

Como curiosidad, incorpora una especie de boya en la correa (un guiño al nombre de la colección, "Play") que se mueve cuando nos movemos. Es una tontería, pero es un divertido añadido que no deja de ser simpático. Por cierto que su precio oficial de 72 € no es muy rompedor, pero sí lo suficientemente tentador como para resultarle atractivo a todo aquél que prefiera un digital de última generación, y quiera escaparse y darse un respiro de tanto reloj de cuarzo analógico.

ODM Play Sport (ODM PP002):











ODM Double Play (ODM DD150):





ODM illumi (ODM DD126):











| Redacción: RevistaRelojes.com / RevistaRelojes.blogspot.com

1 comentario: