6.06.2017

Bertucci le copia la idea a G-Shock (veinte años después)


Bertucci era una de mis marcas favoritas de relojes, y hablo en pasado porque aquellos fantásticos Durato digitales con caja de titanio hace ya tiempo -bastante tiempo- que dejaron de comercializarse y ahora, como la mayoría, este fabricante estadounidense famoso por sus relojes resistentes solo ofrece variantes analógicas. En ese aspecto sigue los pasos de Casio, pero no se quedan ahí: hace justo veintiséis años que Casio decidía empezar a reemplazar las cajas de metal de sus G-Shock (en 1996, con el DW-5600E) por las de resina reforzada con fibra de vidrio. Bertucci ha decidido seguir esos pasos y hacer algo muy parecido, sustituyendo las clásicas cajas de metal de algunos de sus modelos, por fibra reforzada en sus nuevos A-3P Sportsman Vintage Field (y otras series).

No se han quedado ahí, fijaros si siguen la estela de los G-Shock, que hasta copian la filosofía de hacer de metal el bisel (el frontal, ya sabéis que muchos G-Shock, aunque cuentan con bisel "de goma", tienen anillo o la parte frontal metálica) y la tapa de cierre.




Bertucci no informa sobre qué sistema han utilizado para reforzar el policarbonato, solamente dicen que es un sistema estadounidense patentado, pero por lo de "fibra" supongo que será también fibra de vidrio, no creo que hayan tirado la casa por la ventana utilizando fibra de carbono ni fibra balística -kevlar-, que se descubriría en el precio. Y hablando de precios, éstos no son precisamente baratos, más aún si lo comparamos con G-Shock que ofrecen lo mismo (personalmente me gustan mucho más los G-Shock, la verdad) a un precio menor. Y es que el modelo de Bertucci con caja de resina reforzada más barato cuesta 120$, y de ahí (dependiendo también de la variante de correa que elijamos) podemos irnos hasta los 170$ (siempre refiriéndonos a relojes dentro de las series A-3P Sportsman).

Supongo que tienen muchas ventajas las cajas de resina (bueno, y sin suponer: las tienen), como ser más ligeras, e inmunes a la corrosión, pero yo, que he usado bastante ambos tipos de G-Shock, la verdad es que la sensación de poderío y robustez que transmite un G-Shock de caja de metal frente a uno "de plástico" no tiene nada que ver. Es una lástima que hoy en día, aunque se sigan fabricando G-Shock con caja de metal -el último, el HR, hace muy poco tiempo-, tanto por precio como por disponibilidad (algunos de ellos solo son para Japón, como el GW-5000) son muy complicados de conseguir para el simple mortal.


| RevistaRelojes.blogspot.com