7.10.2017

Nuevos modelos digitales para niños de Timex


Hace un tiempo me llamó la atención un cepillo de dientes para niños, el cual tenía una estética tremendamente llamativa: era todo de plástico, pero un plástico plateado que tenía un aspecto muy atractivo. El caso es que ese "plateado" no era, como en las cajas de muchos relojes actuales, pintado, sino que era la propia resina la que tenía ese color, con lo cual no había riesgo de que con el tiempo y el desgaste el color fuera desapareciendo porque aunque la propia resina se viese afectada, toda ella tenía ese mismo tinte, de manera que no había recubrimiento alguno que dañar.

Me pregunté cómo es que Casio no hacía lo mismo y, en lugar de usar recubrimientos pintados o/y metalizados, que más tarde o más temprano acaban destrozando el reloj y volviéndolo feísimo, usa directamente ese proceso no solo en sus Collection, sino también en sus G-Shock (muchas personas lo agradecerían, la verdad).




La cuestión es que tampoco es un proceso caro, porque si un cepillo de dientes con formas y dibujos no pasa de los dos euros, eso deja bien patente que la fabricación de ese tipo de resinas no son caras. Además, una vez hecho el molde, la resina con la que lo rellenes da lo mismo.

Pero entonces me encontré con otro fabricante que sí ha pensado lo mismo, y a adoptado esa misma solución, y puesto que ahora acaban de añadir nuevas versiones a sus digitales con este tipo de cajas, es una buena excusa para mostrároslos en Revista Relojes. Se trata de los Timex Kids Digital, unos relojes pensados para los niños y, por ello, como puedes apreciar son muy redondeados, evitando las aristas, pequeños (para adaptarse a sus muñecas, con cajas de 34 mm.), e incluyen pulsadores fáciles de operar. No solo son atractivos sus colores, como veis con combinaciones francamente bonitas (y todos ellos de resina tintada, y no pintada), sino que incluyen iconos infantiles para las funciones del reloj (por ejemplo, el cronógrafo con un coche antiguo de competición, en la alarma aparece el icono de una trompetilla, y en el temporizador, simula la cuenta atrás del lanzamiento de un cohete), segmentos muy diáfanos, fáciles de leer y con "tipografía" infantil, y asas que carecen de pasadores, y así se tiene menos riesgo de perder el reloj (o dañarlo).


Pero como Timex quiere apoyar el uso de este tipo de relojes, les ofrece a los padres la posibilidad de acogerse a un seguro (solo para Estados Unidos, Canadá y Reino Unido) de pérdida. Lo mejor es que este reemplazo es automático, y está activo durante el primer año de compra del reloj. Así, en caso de pérdida, y enviando 10 $, Timex nos hará llegar un modelo igual (o similar, de no haber existencias) al adquirido (hay que adjuntar recibo de compra y una nota especificando cómo era el modelo que habíamos comprado, porque nos buscarán la misma tonalidad de colores, es decir, la misma versión, si la hubiera). Lo mejor es que este procedimiento será automático, y en Timex destacan que "no harán preguntas" sobre la pérdida o el extravío, simplemente nos enviarán un reloj nuevo. Esto lo hacen porque en Timex saben que habitualmente los niños no son muy cuidadosos con estas cosas.

Es una buena idea para unos relojes que, como veis, no solo son bonitos, sino además muy completos. Ojalá los hubiera habido cuando yo era niño.

Modelos Timex Kids: Timex TW7C129009J (caja gris); Timex TW7C130009J (caja negra); y Timex T787519J (caja plateada). Todos ellos tienen cristal de resina, y resistencia al agua de 30 metros.

| Redacción: RevistaRelojes.com / RevistaRelojes.blogspot.com