8.16.2017

Lo que te faltaba por ver en relojería: un reloj hecho con cemento


Hormigón, concrete, o concreto (como lo llaman en latinoamérica, la verdad, prefiero esa palabra que el término "hormigón", pero bueno), y aunque ellos lo publiciten como el primer reloj hecho de hormigón, en realidad es una mezcla específica y propietaria de cemento (porque lógicamente para un reloj no servirá cualquier cemento que adquiramos en una ferretería...). Y es que esto de la relojería ya está llegando a extremos de excentricidades que rayan la paranoia. Lo más fuerte es que, encima, lo venden bien.

El proyecto empezó (cómo no) en Kickstarter, con la meta de conseguir hasta el viernes 8 de septiembre 40.000 $ para poder producir el reloj en serie. Solo hicieron falta 260 patrocinadores para que lleguen (en estos momentos) a los 45.000 $ (45.004, concretamente), es decir: aún les quedan 22 días, y ya han superado con creces el montante que pedían.




Se trata del The Masonic, un reloj que será comercializado en cuatro variantes y que de atractivo solo tiene eso: que tanto el bisel, como el fondo del reloj, estarán hechos de cemento. El resto estará hecho con acero 316L (el típico en relojería, no creáis que es un acero exótico ni nada parecido) y una correa de cuero. Dentro lleva un Miyota 203A (que por si no lo sabes es de cuarzo, no es mecánico), y lo cierra por abajo una tapa también de acero, y por arriba un cristal de zafiro.

El reloj no tiene números ni nada parecido, el fondo de cemento está absolutamente limpio, aunque en la parte interna del bisel se encuentran las marcas horarias para ayudar a poder más o menos ver la hora. Aunque ya todos están agotados, el más barato se podía conseguir por 60 $ y, a partir de ahí, casi "lo que se quiera", incluyendo una versión en titanio por 300$ o un pack especial por 745 $.


La fecha previsible para empezar a entregar "el primer reloj de hormigón" será en diciembre de 2017, y ha tenido tanto éxito que me parece a mí que a partir de ahora vamos a ver relojes de hormigón por todos lados. Primero de madera, ahora de hormigón, ¿lo próximo qué será? ¿Un reloj hecho de sandía? ¿De mortadela? ¿De zanahoria?




























| Redacción: RevistaRelojes.com / RevistaRelojes.blogspot.com