7.06.2018

Kikuo Ibe y su filosofía sobre el tiempo


G-Shock es una de la marcas de relojería más conocidas a nivel mundial por su durabilidad, diseño novedoso y versatilidad para todos los estilos. Sin embargo, la firma japonesa con más de tres décadas de innovación tuvo su punto de partida con un accidente que en 1983 alentó a un ingeniero de Casio a crear un reloj que resistiera a cualquier eventualidad sin romperse. Un sueño que dio vida a una marca que hoy festeja todo un legado de innovación en el fino arte de marcar el tiempo.

En la vida laboral, Kikuo Ibe es mundialmente famoso por ser el padre de G-Shock, el creador de un reloj resistente a prácticamente todo, pero en la personal, el Ingeniero en Jefe de la marca japonesa es un hombre sencillo que predica en el día a día su propia filosofía sobre el tiempo. "Todos nacemos con la misma cantidad de tiempo; no importa la clase social. En uno está si se aprovecha o se desperdicia".




Apasionado al fútbol y agudo observador de los detalles, Ibe ha dedicado todo su talento a la fabricación de relojes que sean no sólo un accesorio diario, sino un acompañante de vida con funciones y características específicas para los amantes de los deportes, las artes, la música y cualquier otra manifestación de la creatividad y libertad humana.

Uno pensaría que el creador de G-Shock posee una gran colección de relojes de su autoría, sin embargo, su modesto estilo se limita a tres modelos en color rojo, negro y blanco que utiliza según la temporada. En ocasiones ha confesado que sus preferidos son un DW-5000 que usa durante el día y por la noche porta una edición limitada del MR-G G1000HT.

Amante de la tradición japonesa y el minimalismo, sólo utiliza bifocales hechos a mano, siempre porta un cuaderno y un estuche de lápices con una pluma negra, dorada y plateada, mismas que utiliza para firmar los relojes de los coleccionistas.


Inspirado por el futuro, Ibe es un hombre que ve hacia el horizonte con una sonrisa franca y sabia: sabe que dentro de poco podremos viajar libremente en el espacio y uno de los pensamientos que más le emocionan es poder imaginarse a sí mismo y a un extraterrestre portando sus respectivos G-Shock. Eso sí que es visión de marca a futuro.

Esto es sólo una parte de la personalidad de Kikuo Ibe, quien logró convertir un accidente en la creación de un modelo que, 35 años después, sigue siendo líder en innovación y resistencia, marcando un hito tanto en la historia de CASIO. El misterio de su creatividad y propia resistencia a no dejar pasar esta vida sin un legado para el mundo se condensa en un mantra que lo ha llevado a ser la mente creadora de un ícono del mundo moderno, "nunca te des por vencido".

| Preparación: CODE Intermedia | codeintermedia.com