7.20.2018

Los rubíes en los relojes de cuarzo


Más de una vez os habréis fijado (sobre todo en los modelos antiguos) cómo algunos relojes analógicos de cuarzo llevan marcado en su módulo la leyenda: "no jewels" ("sin rubíes"), mientras que, históricamente, los buenos relojes mecánicos se clasificaban incluso por el uso de estas piedras preciosas (cuanto más rubíes tuviese un calibre, era -casi siempre- sinónimo de un mejor calibre y mayor duración de éste). Se explicaba que los relojes de cuarzo no llevasen rubíes en que no los necesitaban, al ser su movimiento electrónico.

Pero esto no es del todo cierto. El otro día veía el bonito módulo del Junghans Meister Mega, que es un reloj de cuarzo, con un llamativo rubí que destacaba entre tanta circuitería. Entonces, ¿por qué los buenos relojes de cuarzo sí llevan rubíes? ¿Por estética? ¿Para encarecer el producto? Obviamente no.




Para entenderlo primero habría que entender por qué se utilizan rubíes en los relojes mecánicos. Como supongo que todos los que nos visitáis con asiduidad tenéis bastante idea sobre ello, voy a repasarlo por alto: los rubíes se utilizan para reducir la fricción entre piezas que tienen que estar en continuo movimiento, por ejemplo en los ejes. Gracias a su dureza (9 en el indice Mohs), estas piedras preciosas (bueno, en la mayoría de los casos sintéticas, las que se usan hoy día, compuestas de oxido de aluminio y de cromo) permiten que haya un movimiento continuado sin que se desgasten los ejes, porque de no ser así los ejes acabarían "bailando" y el desastre (dependiendo de a qué pieza dé movimiento ese eje) podría ser memorable.

No solo eso, sino que resisten mejor los cambios de temperatura, por lo que hay menos piezas que se dilaten en la maquinaria del reloj, y además, son bonitos (aunque realmente sean translúcidos, el color rojo se debe a que suelen incorporarle óxido de hierro -sí, como la sangre- para darle esos tonos) y estéticamente el reloj gana muchos enteros con ellos.


¿Por qué, entonces, los de cuarzo no los llevan? Bueno, esto no es del todo exacto: los de cuarzo baratos no los llevan. Los ejes de los relojes baratos se confían a engranajes, molduras y huecos, principalmente de plástico, e incluso en algunos -como los Sistem 51 de Swatch- usan solo 19 rubíes -a pesar de ser un movimiento automático-, debido también al uso del plástico. Un reloj con pocos rubíes (o ninguno) no quiere decir que sea menos preciso, los rubíes le aportan ante todo, durabilidad. Si tenemos en cuenta que muchos cuarzos analógicos son casi de usar y tirar, y el Sistem51 no está diseñado (ni pensado) para durar más de diez años, es comprensible que no les pongan rubíes, o les pongan muy pocos. Sin embargo, en un reloj duradero sí que tiene que haber rubíes.

Otros fabricantes, como Casio, utiliza en algunos de sus modelos una pieza que favorezca el deslizamiento y reduzca la fricción, una arandela especial que posibilita que el módulo sea barato y, a la vez, duradero. Aún así los ejes -lo vemos en el sistema de encapsulado del link que os acabamos de poner- pivotan unos sobre otros en unos huecos creados para ello, y esto produce un desgaste irremediable, aunque estén lubricados por una grasa específica que ofrezca una protección (o engrase) "de por vida". Obviamente es un sistema mucho peor que el uso de rubíes, pero también más barato, lo cual favorece el que se puedan vender esos relojes a precios relativamente bajos.


Por lo tanto, debemos quedarnos con la idea de que cualquier reloj que requiera engranajes y movimientos, sea de cuarzo o mecánico, será más duradero cuanto mayor sea su número de rubíes (y por supuesto cuando estén colocados en sitios estratégicos, de nada sirve montar rubíes solo para adorno y en sitios donde no cumplan su función o la cumplan mal), y aunque un cuarzo requiere menos rubíes que un mecánico (normalmente los mecánicos de remonte manual suelen tener 17 rubíes, los de cuarzo alrededor de 6 o 9, y los automáticos, al disponer de más piezas rotando, a partir de 21 -aunque en torno a los 25 son los que ofrecen los mejores calibres-) también son necesarios, al menos si buscamos un reloj que sea robusto y que nos ofrezca un buen servicio durante muchos años y, además, con un mantenimiento mejor y menos exigente.

De manera que cuando vayas a por tu reloj, aun siendo de cuarzo, infórmate también de la cantidad de rubíes que tenga. Eso te dará una pista sobre lo robusto que es ese reloj, y lo bien construido que está.


| Preparación: CODE Intermedia | codeintermedia.com